Se encuentra usted aquí

Block title
Block content
Block title
Block content

Evite ser víctima de una vivienda defectuosa

Por: -

Por: Abilio Abel González López

Comunicador Social

La compra de una vivienda y su financiamiento constituyen una operación de gran relevancia, que representa una inversión para toda la vida e involucra un gasto a largo plazo.

Ante la gran cantidad de quejas de compradores, según informes de la Acodeco, en el primer cuatrimestre de este año, que han presentado 295 casos contra algunas inmobiliarias por más de 19 millones de dólares, es importante investigar y analizar bien antes de tomar la decisión de comprar.

Publicidad

Es necesario comparar precios y costos por servicios de financiamiento, en diferentes promotoras y otras instituciones de crédito. Leer detenidamente el contrato de promesa de compraventa, si es necesario busque la ayuda de un experto o acuda a la Acodeco.

Visite varios proyectos y dirija su atención al tipo de terreno donde está o se va a construir la vivienda, además de observar la estructura de la misma. Realizar inspecciones periódicas, antes de la entrega, puede evitar malos momentos.

Cerciórese que el contrato tenga la fecha de entrega de la vivienda, de no contar con esta información solicítela por escrito. Antes de firmar un contrato o hacer un depósito bancario, hay que examinar minuciosamente las características del inmueble. En muchas ocasiones, algunos problemas surgen después de haber adquirido el bien inmueble, recordemos los vicios ocultos: posibles fallos que no se detectan en una construcción de obra nueva, pero con el paso del tiempo van apareciendo.

La calidad de los materiales utilizados para la construcción, las instalaciones, la luminosidad, entre otros, son conceptos a tener en cuenta. Las paredes, que no cumplen la normativa vigente, podrían terminar con grietas y humedades. Es por eso muy importante, revisar paredes, techos, pisos y comprobar el estado de las baldosas, los zócalos, las molduras, la pintura, etc.

Es conveniente que una persona idónea pueda certificar la calidad y el estado de la vivienda, alguien que no tenga nada que ver con la agencia inmobiliaria ni con el propietario, su evaluación será imparcial. No olvidemos que las empresas desean vender y lo que pueden catalogar como algo sin importancia, puede resultar un grave problema para los compradores.

.

Contenido Premium: 
0
Block title
Block content
Block title
Block content
Block title
Block content
Block title
Block content