Se encuentra usted aquí

Block title
Block content
Block title
Block content

Martinelli pa´ la casa tras decisión del Tribunal de Juicio Oral

En estos momentos se giran los oficios para ser trasladado a su residencia en San Francisco.

Por: Jean Carlos Díaz / Jorge Luis Barria / Landro Ortiz -

El Tribunal de Juicio Oral ordena el cese de la medida cautelar de detención provisional contra el expresidente Ricardo Martinelli e interpone la medida de depósito domiciliario, impedimento de salida del país, entrega de sus pasaportes en un plazo de 24 horas, comunicación restringida y la prohibición de comunicarse con los medios de comunicación.

Los jueces Roberto Tejeira, Arlene Caballero y Raúl Vergara, tomaron la decisión después más de 11 horas de deliberación.

La fiscalía y los abogados querellantes también apelaron y la audiencia se realizará el próximo 14 de junio a las 10:00 a.m.

El abogado Alfredo Vallarino dijo que parcialmente se ha logrado un triunfo. 

La solicitud de libertad para Ricardo Martinelli fue hecha por el equipo legal del exmandatario ante el Tribunal de Juicio Oral la tarde de este martes 11 de junio, el día exacto que el exgobernante cumplió un año de detención provisional en Panamá.

Publicidad
Llega a su casa

El expresidente Martinelli llegó a su residencia, ubicada en Altos del Golf, en el corregimiento de San Francisco, en un pick 4x4, doble cabina, color gris.

Sonrió y saludó inmediatamente a un grupo de personas que se apostaron cerca de la entrada.

Vestía jeans y suéter, color vino, también zapatillas. 

¡Buenos días a todos!, se le escuchó decir mientras caminaba a la puerta de entrada a su casa. 

Los ladridos de los perros de la casa comenzaron a escucharse, y alguien escuchó decir al exmandatario: creo que no me conocen.

Larga espera

Una gran expectativa era lo que se sentía en los predios del Sistema Penal Acusatorio (SPA) en Plaza Ágora, mientras el Tribunal de Juicio Oral analizaba la incidencia presentada por la defensa del exmandatario Martinelli.

A las 5:30 p.m., del pasado martes se decretó un receso, el cual debía terminar a las 9:00 p.m., pero el tiempo se hizo largo, hasta el amanecer del día siguiente en el salón de audiencias #1.

Nadie quería quedarse sin puesto, pasada las 1:30 a.m. algún curioso se le ocurrió decir que el acto sería reanudado y un pelotón de personas, adultos mayores, abogados y periodistas corrieron al salón #1, pero era una mofa, aún faltaba mucho más por esperar.

Algunos se recostaban sobre las paredes, las sillas frente a ellos o cabeceaban mientras echaban un pestañeo, el tiempo seguía avanzando. Rostros de sueño, cansancio y angustia era lo que predominaba en el recinto, mientras los jueces decidían si darle o no el cambio de medida cautelar a Martinelli.

Llegó la hora

No fue hasta las 4:40 a.m. que el público comenzó a ingresar a la sala, pues al fondo alguien gritaba “ya vienen los jueces, viene la decisión, ya pasaron por el pasillo”.

El juez presidente Roberto Tejeira se excusó por la tardanza, señalando que con el nuevo modelo de administración de justicia les imponía analizar la ley , así como todos sus instrumentos internacionales que Panamá ha ratificado.

En ese entonces comenzaron a analizar la solicitud realizada por el abogado Carlos Carrillo para declarar el cese de la detención provisional en la que se mantenía Martinelli desde el pasado 11 de junio de 2018, en el centro penitenciario El Renacer.

La lectura del tercer juez, Raúl Vergara, fue clara al señalar que no existía peligro de fuga comprobada, ya que no habían informes recientes que señalaran que Martinelli había intentado evadirse en algunos de sus traslados.

No había peligro

Que el riesgo procesal no podía presumirse sino comprobarse, la audiencia se mantenía en la fase de juicio oral por lo que no se podía dar la destrucción de pruebas y haciendo énfasis en la presunción de inocencia y la pena anticipada, se accedió a cesar la detención preventiva.

Añadió que no era una causa compleja, ni se estaba ante una revisión de medida cautelar, sino ante un plazo establecido por la ley y la detención había llegado a su tiempo máximo.

Ninguno de los testigos había señalado que fueran amenazados por Martinelli, fueron otras de las consideraciones.

Una vez concedida las medidas cautelares, los simpatizantes y amigos del expresidente no ocultaron su felicidad ante tal decisión.

Una larga noche

El tribunal de juicio oral en el caso Pinchazos tomó 10 horas y media de deliberación sobre la liberación de Martinelli, quien ha permanecido un año detenido en Panamá.

El Código Procesal Penal (CPP) establece que las medidas restrictivas de la libertad personal no pueden convertirse en una pena anticipada, ni exceder de un año.

Fue una larga jornada para “El Loco” que ayer ingresó a las 9:30 a.m. al salón de audiencias #1 del Sistema Penal Acusatorio (SPA). Vestía un jeans, suéter negro manga larga, bufanda azul y una gorra color azul con letras blancas que decía "Libertad". Llegó al salón saludando con un buenos días a todos los presentes y preguntando "¿dónde está el periodista de Panamá América?", a quien le entregó una de sus gorras marca Supreme de cuadros negros.

Minutos después se retiró del estrado por la puerta trasera de vidrio, que se ubica detrás del pupitre de los jueces del Tribunal de Juicio Oral. A su regreso, de una mochila azul sacó su libreta amarilla en la cual a diario realiza sus apuntes.

A las 9:49 a.m. inició el acto de audiencia en el juicio oral por los supuestos pinchazos telefónicos. A las 10:00 a.m. tomó la palabra el abogado Carlos Carrillo, parte de la defensa de Martinelli para continuar con el contrainterrogatorio al testigo protegido.

El Tribunal de Juicio Oral decretó un receso hasta las 9:00 de la noche para analizar la solicitud presentada por Carlos Carrillo con referencia a los artículos 12 y 237 del Código Procesal Penal, para evitar que la detención provisional pueda excederse más de un año y quede siendo una pena anticipada.

Carrillo al salir de la sala # 1 señaló que no puede haber excusas para que Martinelli enfrente el resto del proceso en libertad, ya que la ley es clara y no puede haber selectividad al aplicarla.

En primer instancia, los abogados querellantes se opusieron a que el Tribunal conociera sobre la incidencia presentada por la defensa de Martinelli.

Se le dio la oportunidad a dos de las víctimas para que expusieran su sentir ante lo solicitado por la defensa de Martinelli.

Luego de escuchar los argumentos, el Tribunal decretó el receso para decidir.

Libertad, libertad

En las afueras del SPA , simpatizantes de Martinelli exhibían pancartas para demostrar su apoyo al exmandatario. El grupo, que en su mayoría eran adultos mayores, pedían la libertad de “El Loco” por estar en un proceso político.

La situación parecía calmada hasta que Balbina Herrera y Mitchell Doens salieron a dar declaraciones en los medios de comunicación, tras haber participado en la audiencia de solicitud de cambio de medida de detención.

Los simpatizantes intensificaron sus gritos contra Doens y Herrera, a los que le decían: "¡Si quieren plata, trabajen!"

Pero la que no soportó los gritos fue Balbina Herrera. Se aproximó a uno de los simpatizantes, lo señaló con el dedo y le dijo qué la estaba amenazando, pero el hombre se defendió y le dijo que le dijera que él había dicho en esa presunta amenaza.

Tras la discusión, Balbina se retiró porque los gritos eran más fuertes.

Un testigo con amnesia

Durante el contrainterrogatorio el testigo protegido: un excabo del Consejo de Seguridad que el varelismo nombró como agregado de Panamá ante la Junta Interamericana de Defensa de la OEA, reconoció que su salario mensual era de $7 mil y que además le otorgaron una licencia con sueldo de $1,324, porque que la vida en Estados Unidos es muy cara.

El testigo protegido volvió a reiterar que el presidente Juan Carlos Varela fue quien lo instó a denunciar a Ricardo Martinelli.

Durante el contrainterrogatorio, el testigo protegido no recordó el nombre de la persona que lo nombró en la misión de Panamá en la OEA, ni la fecha en que se dio su designación, ni quién fue el director de la Policía Nacional que lo hizo.

Tampoco dijo saber qué institución fue la que le tramitó su pasaporte diplomático en el 2014 cuando fue designado en la OEA.

El testigo protegido mencionó que cuando fue interrogado por el fiscal auxiliar Marcelino Aguilar y el presidente Varela, no les indicó que él realizaba interceptaciones telefónicas. Además, aclaró que en las tres declaraciones que dio el 29 de julio, 1 y 6 de agosto, no mencionó a Ricardo Martinelli.

El testigo narró que fue el fiscal Marcelino Aguilar quien le dio la calificación de testigo protegido y le recomendó que fuese nombrado en el exterior, esto por las declaraciones que había dado.

El testigo protegido manifestó de viva voz que cuando rindió sus declaraciones mintió, esto en el año 2014.

Mencionó que el 23 de enero de 2017 rindió declaraciones en Estados Unidos por el tema de la extradición del exmandatario y no le informó a las autoridades en Estados Unidos que era el testigo protegido dentro de esta causa en Panamá y declaró identificándose con su nombre.

.

Contenido Premium: 
0
Block title
Block content
Block title
Block content
Block title
Block content
Block title
Block content